El ojo y la mano

EL OJO Y LA MANO

La excelencia no es un fin, sino una exigencia cotidiana. Esa es la idea.

Aprender

La formación continua de los empleados es uno de los valores medulares de la empresa. La idea central es pulir su arte para convertirlos en toneleros de alto nivel.

Magnificar

Desde la selección del árbol hasta las duelas trabajadas, el ojo y la mano deben comulgar para respetar al pie de la letra las complejas etapas de esta magnífica transformación.

«Disposición en rosa»

La «disposición en rosa» es una de las operaciones más emblemáticas del arte de la tonelería. Consiste en colocar las duelas en un círculo, que es el precursor de la barrica. Es como una maravillosa flor que se abre.

Agua y fuego

Todos los elementos naturales se conjugan, desde la tierra que sustenta el árbol, al fuego y el agua que vencen las fibras para conseguir la curvatura deseada. Al igual que el cuerpo y la mente, las barricas adquieren su forma gracias a la mano del hombre. De esta alquimia precisa, dirigida por el fuego, dependen las cualidades organolépticas que se espera conseguir.

Rigor

Todas las etapas del proceso de fabricación siguen una batería de controles que garantizan un trabajo ejemplar y una calidad impecable.